fbpx

Crónica salubrista: el estrés post-traumático

Por: Natalie Ferrer
Periodista en Tinta Digital
Departamento de Comunicación Tele-Radial
Universidad de Puerto Rico – Recinto de Arecibo
natalie.ferrer@upr.edu

Cientos son los puertorriqueños con síntomas de lo que aparenta ser estrés postraumático.

El 20 de septiembre es un día que marcó la vida de todos los puertorriqueños en el Caribe. A las 6:15 de la mañana entró por Yabucoa él huracán María, el evento atmosférico más gigantesco en la historia de Puerto Rico. Salió antes de las dos de la tarde por el noroeste de la Isla. Los habitantes se prepararon para ese suceso lo mejor que pudieron, pero nadie se imaginó lo que vendría después.

Ruta del huracán María por Puerto Rico

Imagen de ARA (2017).

El paso del huracán María por Puerto Rico  ha dejado una huella en los puertorriqueños, en lo más profundo de sus cerebros. Los desastres naturales, siempre producen un impacto en la salud mental de las personas. Los problemas psicológicos que generan estas experiencias pueden manifestarse a corto o largo plazo. Lo ideal en cada situación en la que un individuo sienta que su vida corre peligro es mantener la calma, pero es casi imposible en un evento catastrófico.

Según Aiseline Acevedo, psicóloga interna del Hospital San Juan Capestrano, “al puertorriqueño perder esas necesidades básicas como el agua, alimento y el hogar, la salud mental de cada individuo se ve afectada”, y estas son unas de las causas que pueden guiar al trastorno de estrés post traumático.

Trastorno de estrés postraumático

La información que provee el Centro Nacional de Estrés Postraumático (TEPT) dice que el TEPT puede presentarse luego de experimentar un evento traumático, que se define como algo que vemos, escuchamos o vivimos en carne propia y que se asocia con sentimientos de horror y desesperanza. Algunos ejemplos de situaciones que pueden guiar al estrés postraumático son: abuso infantil, violación, accidentes graves y desastres naturales, como el huracán María en Puerto Rico.

Durante un evento traumático, la persona siente que su vida está en peligro o la vida de los demás, y es posible sentir miedo o tener la sensación de que no se puede controlar lo que está sucediendo a su alrededor. Sin embargo, no todas las personas que atraviesan este tipo de eventos desarrollan el TEPT. Si sus reacciones posteriores al evento no desaparecen con el tiempo y perjudican su vida, es posible que esté experimentando un trastorno por estrés postraumático. Varios expertos dicen que en el momento de regresar a casa y enfrentarse realmente con lo que pasó, la devastación en su hogar, por ejemplo, las víctimas pueden volver a traumatizarse. Esto le sucedió a Yessica Collazo al momento de retornar a su hogar luego del huracán María.

Yessica Collazo regresa a su hogar

“Me sentí terriblemente mal, triste, me flaquearon las piernas, años de sacrifico perdidos en un día, una tristeza inmensa, una impotencia. Yo perdí mi carro, no tuve comunicación con mis hijas por dos días, ellas son mi vida y el no poder comunicarme me afectó demasiado”, nos relata la afectada del huracán María. Residente del pueblo de Arecibo, Yessica que vivía en el barrio Buenos Aires cuenta como este evento atmosférico transformó su vida por completo.

“Me cambió mi forma de pensar y ver la vida, porque todo puede desaparecer de un día a otro, solo quedan los recuerdos, y todas las fotos de mis hijas y trato de aprovechar el tiempo de calidad con mi familia”.

Foto por Yessica Collazo

“Nada se compara con el dolor que sientes al ver por todo lo que has luchado destruido” – Yessica Collazo

Foto por Yessica Collazo.

La arecibeña es ajustadora externa del Banco Santander, por lo que trabaja en la calle constantemente; sus lugares de trabajo son en el área norte y este de la Isla. “Yo tengo que pasar por Isabela y Quebradillas casi todos los días, me causa pánico el hecho de que empiece a llover y yo esté por allá ya que la represa no está en buenas condiciones y tengo miedo de que todo se inunde de nuevo.

Yessica Collazo se fue de su casa el 19 septiembre en la noche en perfectas condiciones y no pudo llegar a su residencia hasta cuatro días después de María, para encontrar su casa en el peor estado imaginable. (foto por Yessica Collazo)

“Yo, en medio de la tormenta traté de mover mi carro para que no se inundara, pero el agua del río en Arecibo me cerró la calle y tuve que bajarme con el agua a las rodillas y correr hacia casa de mi madre que era donde me estaba quedando” Ahora a 80 días del huracán en Puerto Rico ella no puede guiar bajo la lluvia con el miedo de que se inunde la calle a su alrededor. Si ella va guiando y empieza a llover ella tiene que llegar a su residencia a buscar apoyo y tranquilidad ya que siente que su vida corre peligro, esto es un síntoma de TEPT que la señora Collazo trata de superar día a día.

Síntomas de TEPT

Irritabilidad, tristeza, falta de concentración, inseguridad, insomnio o pesadillas, son algunas de las condiciones que podría estar pasando una persona tras una experiencia de esta magnitud. Todas requieren un tratamiento especial pero depende del caso y la persona. Es normal que las personas que pasan por un evento de esta magnitud experimenten emociones intensas.

Los siguientes indicios y síntomas indican que una persona pudiera estar luchando con el trastorno de estrés postraumático después de sufrir de algún tipo de trauma. Síntomas de reexperimentación como pesadillas recurrentes o recuerdos del evento. Síntomas de evitación tales como evitar personas o cosas que le hagan recordar el suceso y una desconexión con el mundo a su alrededor. Por último, la persona también puede presentar síntomas de hiperactivación como concentración deficiente, incapacidad para dormir o preocupaciones continuas sobre un suceso catastrófico inminente.

Myriam Serrano no podía quedarse en su hogar

Residente de la urbanización de Martell en Arecibo, Myriam Serrano presentó síntomas de hiperactivación, ya que donde vivía era zona inundable y a su casa entraron diez pies de agua. A dos meses de haber pasado el huracán, Myriam y su familia regresaron a su residencia. Como la señora Myriam está en silla de ruedas por situaciones personales que prefirió no mencionar, ella se quedaba en su casa sola, en lo que su esposo se iba a trabajar y su hija asistía a la universidad.

Myriam Serrano posa con el equipo de pelota de Vega Alta, quienes le donaron un juego de cuarto para su nueva casa. (foto suministrada)

“Yo me sentía insegura en mi casa, la seguridad de Arecibo estaba por el piso, estaban robando en todas las casas vecinas, la mía no fue la excepción y cada vez que llovía me daba ansiedad y miedo de que todo volviera a inundarse nuevamente y yo allí sola”

Recientemente a tres meses del huracán en Puerto Rico, Myriam Serrano y su familia se pudieron mudar de allí, y ella tiene ahora una vida más tranquila y segura. Ella pudo superar su miedo mudándose de casa, teniendo un nuevo comienzo en otro lugar.

Buscar ayuda

De acuerdo con la psicóloga Acevedo, “Si una persona siente que tiene los síntomas, lo principal es buscar ayuda de expertos, si una persona no puede manejarlos lo mejor es conseguir ayuda parcial o dentro de un total, es decir, una hospitalización.” Hay varias formas para que una persona sea evaluada por profesionales de salud mental. La primera de ellas es cuando el paciente reconoce que tiene un problema y se presenta voluntariamente en el hospital para recibir la ayuda necesaria. La segunda alternativa es que algún familiar observe que la persona tiene un comportamiento inusual. Este familiar puede decirle a la persona que necesita ayuda y la persona la puede aceptar.

La psicoterapia también es una alternativa viable para los pacientes ya que tiene a un terapeuta que escuche sus problemas y miedos. La otra alternativa son los fármacos, depende de los síntomas y cuán severos sean.

Para conseguir más información sobre TEPT puede acceder al National Institute of Mental Health. Tambien, la ASSMCA cuenta con la Línea PAS (1-800-981-0023), disponible 24 horas al día, los 7 días de la semana, libre de costo.