fbpx

Las huellas físicas y las emocionales están por doquier. Olvidar no es opción; tampoco la victimización paralizante. Aunque sea difícil. A un año de María – el huracán que destrozó al país-, la recuperación es todavía fragmentada y desigual. No es de extrañar. Los vientos, las marejadas, las lluvias, los deslizamientos, el colapso, no nacieron en las costas de África un septiembre de 2017; estaban soterrados, alimentados por la corrupción, la desidia, la inequidad y la falta de imaginación crítica. Y en ello todos estamos implicados. Como lo debemos estar en una rehabilitación profunda -sin trivializaciones o explotación- del desastre.

Este segundo número de la revista Intersecciones es una contribución de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico al entendimiento honesto y esperanzador de una experiencia de país. Desde la crónica íntima narrada en clave de miedo, pasando por el registro de imágenes del evento en clave de perplejidad, hasta los hallazgos generados en investigaciones etnográficas, de acopios documentales y de laboratorio, Intersecciones 2 configura una parcela de memoria del huracán en su temporalidad extendida.

Es una memoria acrisolada por la comunicación solidaria que aspira a comprender y transformar. Sin mesianismos ni fatalismos innecesarios, las aportaciones de los estudiantes, docentes, personal universitario y ciudadanos que respondieron a nuestra convocatoria, se hacen eco de lo que Magali García Ramis afirma por todos nosotros en su crónica: También supimos, poco después, que nuestra vida había cambiado en una noche.

Silvia Álvarez Curbelo

%d bloggers like this: