El colapso no nació en las costas de África un septiembre de 2017; estaba soterrado, alimentado por la corrupción, la desidia, la inequidad y la falta de imaginación crítica. Y en ello todos estamos implicados.